Wegpunkt-Suche: 
 
Normaler Geocache
EXTASIS DE LA PLATA: MINA SAN IGNACIO, POZO SAN JOSE

von alamostrail     Spanien > centro (e) > Guadalajara

N 41° 04.026' W 003° 00.347' (WGS84)

 andere Koordinatensysteme
 Größe: normal
Status: kann gesucht werden
 Zeitaufwand: 0:30 h   Strecke: 3.0 km
 Versteckt am: 22. April 2011
 Gelistet seit: 22. April 2011
 Letzte Änderung: 23. April 2011
 Listing: http://opencaching.de/OCC355

0 gefunden
0 nicht gefunden
0 Bemerkungen
3 Beobachter
0 Ignorierer
118 Aufrufe
0 Logbilder
Geokrety-Verlauf

große Karte

   

Gefahren
Der Weg
Wegpunkte
Saisonbedingt
Listing
Personen

Beschreibung    Español (Spanisch)

La Primera y Única Asociación Legalmente constituida de Geocachers de España

MINA SAN IGNACIO, POZO SAN JOSE

Existia un platero-hojalatero por la zona que cambio monedas al alcalde de Hiendelaencina por duros de plata que el alcalde usó para pagar los impuestos en Guadalajara.
El tesorero al coger los duros de plata tan nuevos digamos que se mosqueó y mandó estudiarlos por ver si eran o no legales y dio parte de la situación al interventor, que para calmar la situación mandó examinar dichos duros por un platero, el cual declaró que no eran legales aunque sí de mayor peso y mejor calidad que los verdaderos del Cuño Real.
Mandó el Intendente llamar al alcalde de Hiendelaencina el cual contó la procedencia de las monedas y la forma en que habían ido a parar a sus manos. Retenido el alcalde en la carcel fueron los carabineros a detener a hojalatero Fortuni, descubriendo en su taller los crisoles y útiles que le habían servido para la falsificación de las monedas.
Fortuni, convicto y confeso fue sentenciado a 12 años de presidio al Canal de Castilla, pero nunca llegó a confesar de donde adquiría la plata para falsificar las monedas.
Poco después de estos hechos, apareció por Guadalajara un licenciado del ejército lleno de familia y necesidades que fue entregado a la autoridad judicial de Sigüenza por el Gobernador provincial D. Patricio de la Escosura, por haber faltado a su deber en una comisión a la que habia sido confiado por el propio Gobernador. Este militar, encontrado culpable por el juez, fue condenado a cuatro años de presidio al Canal de Castilla.
Enterado el Alcaide de la cárcel de Sigüenza de tal condena y de que en el mismo presidio se encontraba el platero Fortuni, dio al militar una carta para entregar al platero falsificador, el cual recibió al recomendado en esa misiva como a un hermano, considerándole más desgraciado que él ya que tenía mujer e hijos que le seguían y con quien compartía sus pocos alimentos.
Tal fue la compasión que sintió fortuni por el militar que un día le prometió que le haría rico tanto a él como a sus hijos a quienes vería pasear en coche y sobrados de riqueza. Naturalemente las palabras de Fortuny fueron tomadas con agradecimiento y el mayor de los escepticismos."
Según el artículo de la Ilustración Española

 

El DISCOVERY DEL EXTESIS DE LA PLATA vuelve años después a esta mina de SAN IGNACIO. Enmarcada en el paraje conocido como el MOJONAZO, situada en la localidad de Hiendelaencina, una especie de "Far West" español del S-XIX en el que llegaron a estar en explotación más de 200 pozo. Fue descubriendose en 1844 el llamado FILÓN RICO - 3.000 metros a largo, 400 de profundidad y 25 centímetros de potencia media - y Hiendelaencina pasar de cien a 5.000 habitantes, siendo rápidamente sustituido su nombre por el antonomástico de LAS MINAS. La FIEBRE, el EXTASIS era tal que en la mina SANTA TERESA se llegó a 550 metros de profundidad y a unos incómodos - sobre todo, para picar - 47 grados de temperatura. Sólo de LA CONSTANTE se sacaron 280.000 kilos de plata, que fueron a parar a la Casa de la Moneda de Madrid. Igual que apareció, el FILÓN RICO se esfumó en 1866. Hasta bien entrado el siglo XX, se rebuscaron restos de mineral entre los viejos escombros, removiéndo varias veces, piedra a piedra. Y hubo incluso quien en 1984, aprovechando el alza del precio de la plata, intentó recuperar algún POZO, pero la subsiguiente caida frustó el plan. Así, a pesar de que se sabe que queda tanta plata en el subsuelo como la que se extrajo desde 1844, Hiendelaencina vuelve a ser un pacífico pueblecito de 150 habitantes consagrados a su pasión viviente, sus ovejas y sus dulzaina, que suena desde mucho antes, y con más constancia, que la flauta de la plata.

 

A mediados de los años 40 del siglo XX se creó un grupo minero formado por dos grandes concesiones: San Ignacio y 2º Aumento a San Ignacio, que a su vez englobaron antiguos registros mineros, tales como Caridad, Juanita, María, Angelita, Diana, Virginia, Isabel, El Desengaño, El Rincón, San Pedro, Los Tres Amigos, El Rayo, San Luís de la Lealtad, etc.

Los primeros trabajos de investigación sobre esta mina los efectuó la Sociedad San Ignacio, sobre 1947. Un año más tarde, ya habían instalado la línea eléctrica y el transformador, 3 bombas para el desagüe de los viejos pozos y los compresores necesarios para los ocho martillos. Preveían una producción de 4.500 toneladas de minerales pobres (zafras) para el siguiente año.

En 1949, la empresa propietaria de la mina, la Sociedad Minero Metalúrgica Argenta SA, había profundizado los dos pozos principales, San José y Auxiliar nº 2 (probablemente antes conocido como San Emilio) y preparado diversas galerías a distintos niveles, sin obtener resultado positivo alguno, paralizándose toda la actividad en 1950.

 

El pozo maestro se encuentra totalmente cegado, y junto a él podemos reconocer aún los apoyos de cemento de los tornapuntas del castillete metálico, ya desaparecido, así como la torreta del transformador eléctrico y algunos edificios en ruinas, como el que albergó a la máquina de extracción.

EL CACHE

De tamaño REGULAR en el suelo frente a la ventana.

 

Cerca de este cache se puede sellar el SALVOCONDUCTO del CAMINO DEL CID.

BIBLIOGRAFIA:

 

 

 

Hilfreiches

Suche Caches im Umkreis: alle - suchbare - gleiche Cacheart
Download als Datei: GPX - LOC - KML - OV2 - OVL - TXT
Mit dem Herunterladen dieser Datei akzeptierst du unsere Nutzungsbedingungen und Datenlizenz.