Wegpunkt-Suche: 
 
Virtueller Geocache
Paseo del Prado V : Real Academia Española de la Lengua

von Churro     Spanien > comunidad de madrid > Madrid

N 40° 24.908' W 003° 41.484' (WGS84)

 andere Koordinatensysteme
 Größe: kein Behälter
Status: kann gesucht werden
 Zeitaufwand: 0:15 h   Strecke: 0.2 km
 Versteckt am: 20. September 2011
 Gelistet seit: 20. September 2011
 Letzte Änderung: 20. September 2011
 Listing: http://opencaching.de/OCD2C9

0 gefunden
0 nicht gefunden
0 Bemerkungen
3 Beobachter
0 Ignorierer
76 Aufrufe
0 Logbilder
Geokrety-Verlauf

große Karte

   

Wegpunkte
Saisonbedingt
Listing

Beschreibung    Español (Spanisch)












Paseo del Prado V

Real Academia Española de la Lengua




El paseo del prado y la barriada de Alfonso XII constituyen una de las zonas más hermosas de la ciudad, conocida por gran parte de los madrileños como el Madrid de los Borbones. Y es que fue precisamente durante el reinado de Carlos III cuando se integró en la trama urbana el paseo del Prado (1767-1784), pues hasta entonces era algo parecido a un lodazal, por donde discurría serpenteante un antiguo arroyo llamado de la Fuente Castellana. El Conde de Aranda, ministro de la monarquía, encargó la realización de las obras al arquitecto José de Hermosilla, con la misión de crear un nuevo espacio de relación entre la ciudad, que entonces acababa aquí, y el entorno palaciego del Real Sitió del Buen Retiro, que también empezaba en el paseo. Se trataba, más que nada, de embellecer el acceso del palacio y de hacerlo más seguro, pues todavía resonaban con fuerza los ecos del motín de Esquilache (1766). Como solución urbanística se crea un espacio circoagonal limitado por unas fuentes que se disponen en los cruces con las calles de Alcalá y de la Carrera de San Jerónimo, las conocidas Cibeles y Neptuno, y se establece un hito vertical a igual distancia entre ellas que más tarde será ocupado por la fuente de las Cuatro Estaciones o de Apolo.

 A la muerte de Hermosilla en 1775 se hizo cargo de las obras Ventura Rodríguez, que fue quien se encargó del diseño final de las fuentes, obra de los escultores Michel y Gutiérrez, y añadió las cuatro fuentecillas del cruce con la calle de Huertas y la fuente de la Alcachofa, que estuvo situada en la embocadura del paseo con la plaza del Emperador Carlos V, hoy emplazada en el Parque del Retiro. La monumentalidad del paseo fue creciendo con la construcción del Gabinete de Historia Natural –hoy Museo Nacional del Prado- y con el Jardín Botánico.
En este entorno se encuentra la mayor pinacoteca del mundo, constituida por el Museo Nacional del Prado, el Casón del Buen Retiro, el Museo Thyssen Bornemisza –antiguo palacio de la duquesa de Villahermosa- y por el cercano Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. En sus salas se pueden contemplar pinturas que van desde Giotto hasta Picasso, pasando por Girlandaio, Leonardo, el Bosco, Velázquez, Murillo, Zurbarán, Tiziano, Rubens, Goya, Monet, Renoir, Van Gogh y Miró, entre otros. Pero además, la oferta cultural se amplía con el Museo del Ejército –en la calle de Méndez Núñez-, con la Real Real Academia Española, el Archivo General de Protocolos y, como ya vimos, con el Jardín Botánico.

La barriada de Alfonso XII fue creada a finales de la década de 1860 a expensas de parte de los terrenos que constituían el antiguo Real Sitio del Retiro, más en concreto, ocupa los solares donde estuvo ubicado el complejo palatino del Buen Retiro, que fue construido entre 1632 y 1640 para el rey Felipe IV por iniciativa de su valido el Conde Duque de Olivares. Este palacio fue destruido en octubre de 1812 durante la Guerra de Independencia, y en la actualidad sólo se conservan el antiguo Salón de Reinos y el Salón de Baile –Casón del Buen Retiro-, actualmente sedes del Museo del Ejército y del Museo Nacional del Prado. En esta barriada se encuentra enclavada la plaza de la Lealtad, tenida por un lugar simbólico para los madrileños, pues aquí se produjeron gran parte de los fusilamientos en la noche del 2 al 3 de mayo de 1808. En el centro de la plaza hay un monumento dedicado a los caídos en estas jornadas, pero se ha hecho extensivo a todos aquellos que dieron su vida por España, cuya memoria nos recuerda una llama que está encendida los 365 días del año. El edificio de la Bolsa de Comercio y los hoteles Ritz y Palace realzan la monumentalidad del entorno.


REAL ACADEMIA ESPAÑOLA DE LA LENGUA
Calle de Ruiz de Alarcón, 17, c/v, Calle de Felipe IV, 4
c/v Calle de Moreto, 2, c/v Calle de la Academia, 1.


Las primeras iniciativas para la fundación de la academia se deben a Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y duque de Escalona, pues estando de virrey en Nápoles pudo comprobar por sí mismo el mal uso que se hacía de la lengua castellana en tierras italianas, por lo que a su regreso a España propuso al rey Felipe V crear una institución con el fin de velar por su correcta utilización. De este modo, con el apoyo estatal de 60.000 reales anuales se creó en 1713 la Real Academia Española con la misión de cultivar y fijar la pureza y la elegancia de nuestro idioma.

Entre 1713 y 1715 varias disposiciones legales establecieron la forma de gobierno, los estatutos, la organización de la institución y el número de miembros que tendría, aprobándose también un primer plan para la elaboración de un diccionario, cuyos seis primeros volúmenes se publicaron entre 1726 y 1739.

Durante estos años la academia celebró sus reuniones y juntas en las casas del marqués de Villena, que a la sazón había sido nombrado su primer director, y después siguieron celebrándose en las casas de los sucesivos directores que tuvo la institución, hasta que en 1754 Fernando VI les cedió algunas habitaciones de la Casa del Tesoro.

El trabajo de la academia siguió creciendo con la publicación de tratados de gramática, y ortografía, además de recuperar, corregir y comentar ediciones de obras de autores españoles como el Quijote, el Fuero Juzgo y muchas otras más, como una recopilación de poesías anteriores al siglo XV.

Durante el breve reinado de José I Bonaparte fueron refundidas durante algún tiempo las Reales Academias de la Lengua y de la Historia, siendo probablemente en estos momentos cuando se produjo su traslado a la calle de Valverde, 26, ya que coincide con la época en que se derriba la Casa del Tesoro y otras tantas manzanas de casas para crear la futura Plaza de Oriente.

En esta nueva sede, ya entonces propiedad de la academia, se contaba con dependencias más espaciosas para sus funciones y para albergar su copiosa biblioteca. Y es que iban aumentando las tareas, los certámenes públicos y las publicaciones, lo que obligó a realizar en 1847 y 1859 sendas reorganizaciones que trajeron un aumento del número de académicos de plaza y supernumerarios.

Aprovechando la apertura de la calle de Alfonso XII y la parcelación de parte de los terrenos que habían pertenecido al Real Sitio del Buen Retiro, la academia inició en 1884 los trámites pertinentes para ubicar su sede en esta nueva barriada que se estaba construyendo. Tras varios años de espera, en 1891 se encargó al arquitecto Miguel Aguado de la Sierra la construcción del nuevo edificio, sobre un gran solar rectangular que conformaba una manzana entera de casas.

La nueva sede, inaugurada en 1894 por la reina regente María Cristina de Austria, fue concebida con gran sencillez y funcionalidad, y, sobre todo, con la intencionalidad de que sus trazas neoclásicas encajaran con la estética del Museo Nacional del Prado y con su vecina iglesia de San Jerónimo el Real. De hecho, los recursos técnicos y los materiales empleados en su construcción son de inspiración dieciochesca: una gran caja realizada con lienzos de ladrillo en los que impera la simetría de los vanos y frontones realizados en piedra, así como de unos pocos motivos decorativos. Al igual que el Museo Nacional del Prado, la fachada principal es clasicista, estando compuesta en este caso por un pórtico tetrástilo de columnas dóricas, frontón y escalinata.
(Información recopilada de http://www.madridhistorico.com)



Del caché solo tengo que deciros que es un VIRTUAL y que para poder registrarlo como encontrado deberéis haceros una foto con vuestro GPS, ó a vuestro gps solo si es que no teneis a nadie que os haga la foto ó no queréis salir en la misma, con el edificio de fondo.
Después, cerca de las coordenadas en la esquina de la acera,tomad nota de las cuatro últimas letras escritas en el cartel informativo de color morado, pues estas y todas en mayúsculas serán el CC que os permitirá registrar este TC como encontrado.



Espero que os guste el sitio que os he querido enseñar al haceros ir ahí, para que vosotros lo pudieseis visitar.


Y como siempre os digo.


¡¡¡Vista, suerte y… a por el caché!!!


Churro













Hilfreiches

Suche Caches im Umkreis: alle - suchbare - gleiche Cacheart
Download als Datei: GPX - LOC - KML - OV2 - OVL - TXT
Mit dem Herunterladen dieser Datei akzeptierst du unsere Nutzungsbedingungen und Datenlizenz.